Echelon

Con todos ustedes, una bonita leyenda urbana sobre la red de espionaje Echelon norteamericana:

Un anciano árabe iraquí musulmán…

… afincado en Chicago desde hace más de 40 años, quiere plantar patatas en su jardín, pero arar la tierra es un trabajo muy pesado para él. Su único hijo, Ahmed, está estudiando en Francia. El hombre viejo le manda un mail a su hijo explicándole el problema:

«Querido Ahmed: Me siento mal porque no voy a poder plantar mi jardín con patatas este año. Estoy muy viejo para arar la tierra. Si tú estuvieras aquí, todos mis problemas desaparecerían. Sé que tú levantarías y removerías toda la tierra por mí. Te quiere papá»

Pocos días después recibe un mail de su hijo:

«Querido padre: Por todo lo que más quieras, no toques la tierra de ese jardín. Ahí es donde tengo escondido aquello. Te quiere Ahmed»

A las 4 de la madrugada siguiente aparecen la policía local, agentes del FBI y de la CIA, que remueven toda la tierra del jardín buscando materiales para construir bombas, ántrax, lo que sea. No encuentran nada y se van.

Ese mismo día, el hombre recibe otro mail de su hijo:

«Querido padre: Seguramente la tierra ya estará lista para plantar las patatas. Es lo mejor que pude hacer dadas la circunstancias. Te quiere Ahmed.»

Seguro que en muchos de estos casos, la realidad supera a la ficción…

3 pensamientos en “Echelon

  1. Oye, que nosotros (colegas que ya usaban internet) hace años, nos dedicabamos a añadir palabras de las que podrian llamar la atención de Echelon en todos los mails, como bomba, usa, etc, etc. XDDD, para ver si la sobrecargabamos y dejaban de espiar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.