Primera condena en España por espionaje del correo electrónico

Por primera vez en España, una joven ha sido condenada a dos años de prisión y al pago de 26.886,20 euros de indemnización a una ex compañera de estudios, por un delito de revelación de secretos (interceptación de un cuenta de e-mail ‘Hotmail’), al haber reenviado mensajes privados con información ‘comprometida’ para dicha ex compañera, y por una falta de daños informáticos.
Se trata de la primera vez que recibe condena en España una persona por acceder al correo de otra y hacer uso del mismo con ánimo de causar perjuicios.
Según informó Bufet Almeida a IBLNEWS, «la acusada, a finales del mes de noviembre de 2001, accedió por medio del ordenador de su domicilio, en Barcelona, y conectado a Internet por medio de una línea telefónica, a la cuenta de correo electrónico, contratada con Hotmail, de la ex compañera de estudios de la acusada, la cual conocía circunstancias personales de ésta, en base a las cuales pudo acceder a la contraseña de dicha cuenta, cambiándola sin consentimiento, como consecuencia de lo cual la verdadera titular se vio privada de su derecho a acceder a su correspondencia electrónica.

«La acusada, utilizando la contraseña sustraída, tuvo acceso a todos los mensajes de correo electrónico dirigidos a su ex compañera, así como a los que ésta había redactado y se encontraban archivados en su cuenta de Hotmail, y finalmente, a la agenda de contactos, con sus correspondientes direcciones electrónicas. La acusada, con ánimo de perjudicar a su ex compañera, decidió suplantar la identidad de ésta en Internet, haciéndose pasar por ella. A tal efecto, modificó algunos de los mensajes almacenados en la cuenta de correo y procedió a enviarlos a terceras personas, incluyendo frases injuriosas al objeto de desprestigiarla, dañando su imagen ante dichas personas», según informó Bufet Almeida.

«Posteriormente, la acusada procedió al borrado de todos los mensajes de la cuenta de correo sustraída, así como de la agenda de contactos y direcciones electrónicas, destruyendo toda la correspondencia personal y profesional de su ex compañera. Como consecuencia de estos hechos, ésta vio menoscabado su prestigio profesional, tanto por la imagen negativa que proyectaron estos hechos, como por el hecho de verse privada de sus contactos profesionales. Asimismo sufrió como consecuencia de los hechos un cuadro de ansiedad generalizado, compatible con estrés postraumático, con disminución de la concentración y del rendimiento laboral, síntomas persecutorios y marcada sensación de inseguridad, todo lo cual comporta aislamiento laboral y social, encontrándose actualmente en tratamiento psicológico», según informó Bufet Almeida.
De IBLNEWS.

Una cosa es entrar a su correo para curiosearle y otra es ensañarse con la pobre chica. Se pasó tres pueblos, pero de ahí a echarle 2 años de cárcel me parece un poco excesivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.