Indistintamente

Hablando contigo, el infinito se transforma en un minuto,
mientras la batería de mi móvil se consume en un suspiro.
Indistintamente.

Hablando contigo, muero y resucito.
Resucito y muero.
Indistintamente y viceversa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *