Pasas delante de mí

Pasas delante de mí, y el tiempo se estremece.

La luz del sol, derrotada, retrocede y se oculta, cegada por el verde de tus ojos.

El aire entra en rebelión, temerario, y se conjura para acariciar el rubor de tus mejillas.

Cualquier murmullo enmudece, ansioso de aliarse con el eco de tu dulce y serena voz.

Ya, muy lejos, lágrimas se entremezclan con el hielo fundido de un corazón, minutos antes de volver a congelarse en tu ausencia.

Oscuridad.

Pasas delante de mí, y el tiempo se estremece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *