Constantine

Hace unos días me decidí por ir a ver la última película de Keanu Reeves, Constantine.
Se trata de la adaptación de un comic, Hellblazer, que se creó pensando como héroe en Sting, y cuyo protagonista, tras un intento de suicidio y vuelta a la vida, es condenado al infierno cuando muera, por lo que deberá luchar contra demonios que pueblan el mundo, para ganarse el cielo.
En un principio puede resultar que vas a ver otra más de acción y violencia con tintes sobrenaturales, es decir, todo comercial / nada calidad. Algo parecido a Blade, pero en lugar de vampiros ponemos demonios. De hecho la primera mitad de la película encaja bastante con esta hipótesis.
Es la última parte de la película, sobre todo el final, lo que hizo que me sorprendiera gratamente y saliera del cine con un buen sabor de boca. No voy a revelar nada para los que no la hayan visto, pero se trata de un final que rompe con lo anteriormente visto, por su originalidad, sátira y friquismo.
Tenéis una completa información de la película AQUÍ.
Los que busquen un producto 100% comercial y totalmente digerible, probablemente saldrán decepcionados… o con ardor de estomago.

Un pensamiento en “Constantine

  1. Hola José Manuel, mi nombre es Tatiana y estoy totalmente de acuerdo contigo, esta pelicula vale la pena volversela a ver (cosa que recomiendo) porque cuando uno la ve por primera vez, como tu dices, es como muy monotona, pero si uno se la vuelve a ver, esos huecos se rellenan de una!!! Tambien recomiendo que escuchen Passive de Perfect Circle, ya que aparece como parte de la banda sonora y la letra y el ritmo son muy buenos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.