¿Jesús de Nazaquééééééé?

Arrastrados por el noble empeño de satisfacer plenamente a su clientela, los fabricantes de Santos Lugares no han vacilado en inventar un pueblo que faltaba en el cómputo. Nazaret, donde, según los Evangelios, Jesucristo pasó su infancia, no existía todavía en la época de Cristo. Las primeras menciones históricas de Nazaret son posteriores al Concilio de Nicea y las excavaciones arqueológicas confirman que sus niveles de doblamiento más antiguos no se remontan más allá de la época bizantina. Posiblemente el evangelista se inspiró en el topónimo hebreo del lago Tiberíades y su valle: Gue Netsareth, es decir Genesaret, y de aquí obtuvo un pueblo imaginario donde situar la infancia de Cristo. El cristianismo asignó el topónimo a una naciente comunidad, y hoy la populosa ciudad de Nazaret encaja cómodamente con la historia evangélica y no se queda a la zaga en la producción de Santos Lugares.

Entre los muchos santuarios e iglesias de la ciudad de Nazaret está la basílica de la Anunciación (foto), construida en 1965 en el sitio donde los arqueólogos calcularon que el arcángel Gabriel se apareció a la Virgen María, la iglesia de San José, en el tradicional sitio de la carpintería de José, y la iglesia ortodoxa griega de la Asunción, que se levanta sobre el pozo de donde se dice que María acarreaba agua.
¿Cuantas mentiras más que la gente cree a ciegas y que han inspirado e inspiran guerras y fanatismos religiosos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.