Volví… de milagro

Ya estoy aquí de vuelta de estas vacaciones que me he tomado en Septiembre, y de nuevo currando y posteando en la bitácora.
Como reseño en el título de este mensaje, volví… y se puede decir que de milagro. Todo se lo tengo que agradecer a Iberia. Raro es que no coja un avión y no ocurra alguna incidencia (generalmente que joda al viajero, en este caso yo).
Cuando ya había facturado en mi primer vuelo que iba de Granada a Madrid, y estaba a punto de entrar en el avión, un trabajador del aeropuerto (pringaillo que ponen para que se coma todo el pastel), nos anuncia que el vuelo ha sido suspendido por problemas técnicos. Además para colmo, no nos ofrecen hotel en Granada y si no arreglan el avión pronto (puede que sí, puede que no, depende de un técnico que tiene que llegar de Madrid) el aeropuerto cierra y nos quedamos en la puta calle (literalmente hablando). La situación que vivimos los pasajeros, protestando ante el mostrador de Iberia, fue realmente de juzgado de guardia.
Además tenía un enlace en Barajas a dos horas vista, con lo que si perdía ese vuelo, ya me veía pasando la noche en la calle o en una de esas cómodas sillas de madera dura de los aeropuertos, esperando que me buscaran algún vuelo que no estuviera lleno.
Ante este panorama y teniendo en cuenta que a la mañana siguiente tenía que currar en Santiago, sólo me quedó la opción de sentarme en cafetería a degustar un «maravilloso» snack que nos ofrecía gratis Iberia. Si nos tenían que echar a la calle (después de pagar los 270 € del billete) que menos que hacerlo con el estómago repleto de su «maravilloso» snack (bocata y refresco).
Al final, como por arte de magia se arreglo el avión y pudimos salir y llegar a Madrid con el tiempo justo para coger el segundo avión (por cierto, Iberia le dió mi asiento a otro pasajero pensando que ya lo había perdido, y me sentaron en la última fila, con lo que el ruido del motor todavía resuena en mis oídos). La situación de pesadilla, los nervios y el agobio que vivimos el pasaje no nos lo quita nadie.
¿Por qué se le consiente a Iberia tratar a los pasajeros como carnaza? Cobran alegremente y luego se ríen del pasaje. En pleno siglo XXI es demencial que una compañía de transporte pueda hacer y deshacer a su antojo de esta manera. Mi caso, al final no fue grave, pero sólo tenéis que mirar los telediarios para encontrar muchos casos de gente a la que pisotean y estafan.

4 pensamientos en “Volví… de milagro

  1. vaya… pues tengo visitado tu pagina…. pero nunca habia recaido en tu blog… me gusta si señor… tendre k pasarme por aki mas amenudo… por cuerto… todo es eventual es muy bueno.. y veo k tienes muy buen gusto para la literatura…
    bikiños!

  2. Eso es lo que ponía en el ticket (boleto) que nos dieron para canjear en cafetería. Me quisieron dar una misera bolsa de patatas enana pero me quedé con el bocata de jamón 😆

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.