Adelante

Después de todo lo que ves, todo ese dolor, todas las cosas que no entiendes ni entenderás, toda esa ignorancia, toda esa injusticia, todo ese mundo podrido a merced de lobos, todas esas eternas nubes de tormenta que preceden al huracán, todas esas vidas pisoteadas…

Tienes que mantener el sentido del humor, tienes que ser capaz de reírte por dentro, de seguir ilusionado, mantener intacta tu alma revestida por una coraza indestructible, de no perder tu fe en ti, ni perder tu camino….

Este es el verdadero reto, esta es la verdadera felicidad. Nadie dijo que fuera fácil.
Adelante…

Mientras

Sólo dejaré de expresarme cuando llegue el fin,
cuando mi cuerpo sólo sea un contenedor y mi alma me haya abandonado.

Ni la más cruel de las derrotas podrá con mis palabras.
Ni el dolor reinando en la desesperación nublará mis ideas.

La última esperanza sólo sucumbirá cubierta de tierra,
mientras en el aire aún perdure el eco encadenado de mil te quieros.

Ni la pérdida más desgarradora logrará condenarme al silencio.
Ni tu ausencia infinita impedirá que en cada uno de mis parpadeos te vea.

Aunque jamás tu mirada se vuelva a cruzar con la mía, te miraré al mirar a cualquier parte.
Aunque no tengamos ya nada que decirnos, nunca dirán que mi voz dormía.

Esdrújulas

Ejército de sílabas histéricas.
Mirándote. Pensándote.
Éxtasis de erráticas imágenes.
Romántico espectáculo sin cómplices.
Amándote.

Vértigo ante la penúltima fábula.
Catástrofe de lágrimas utópicas.
Desplazándote. Negándote.
Póstumo relámpago de lo monótono.
Olvidándote.

Uno de mis relatos en la radio

El día 24 de febrero, el programa de radio La Rosa de los Vientos, de Onda Cero, uno de los de más audiciencia de la radio española, emitió una dramatización de mi relato «Triste Alegría«.

Para mí es un gran orgullo, ya que hace unos 10 años que sigo este programa semanalmente, desde los tiempos en que lo presentaba el maestro Juan Antonio Cebrián, y ahora con Bruno Cardeñosa.

Os dejo 2 enlaces para escuchar el relato:

1) Desde la web de Onda Cero (dándole al icono de Play, que aparece debajo de la foto):
http://www.ondacero.es/audios-online/la-rosa-de-los-vientos/microrrelatos/microrrelato-triste-alegria_2014022300029.html

2) Para descargarlo o escucharlo en vuestros dispositivos desde mi cuenta de Dropbox:
http://goo.gl/2NRMuC

A ver qué os parece.

Os recuerdo que os podéis informar sobre como comprar o descargar mi libro gratis, con este y más relatos y poemas en la siguiente dirección:

http://www.josemarg.com/wp/?page_id=1602

Me atreví a quererte

Me atreví a quererte, sin buscar quererte.
Sin pretenderlo.
Por sorpresa, sorprendiéndome a mi mismo.

Como un trapecista sin red, que en cada salto baila con la tragedia.
Sin importarme si tus manos estaban ahí para agarrarme,
o si nunca lo estuvieron y siempre estuve solo allí arriba.

Eso es lo que duele. No el golpe.
La incertidumbre de sentir, que aunque estabas ahí, yo seguía estando solo.
A mil kilómetros de tu silencio, solamente el muro infranqueable de tus miedos.
Siempre confiado a la red protectora de tu sonrisa.

Con el frío suelo como único e inevitable destino.
Precipitándome cada vez más y más rápido.
Sin bajar la vista.
No aceptando el final.
Buscando apoyos que se fueron.
Con la sorpresa del que no comprende nada y no puede hacer nada.

Lo que duele es la caída. No el golpe.
Me atreví a quererte…
…sin buscar quererte.

Mi Libro

Esperanza frente a la sombra es un libro donde se recopilan poemas, prosas poéticas, cuentos y pensamientos, que suelen aparecer en este blog.

Mi libro: Esperanza frente a la sombra

No lo hago con ánimo de lucro, ni busco fama. Lo que pretendo hacer una recopilación y poder tener un detalle con amigos/as míos, a los que se lo estoy regalando.

Si lo deseas, puedes acceder y comprar el libro en formato papel, en la siguiente dirección de lulu.com:

ESPERANZA FRENTE A LA SOMBRA (formato papel): http://www.lulu.com/spotlight/josemarg

O bien, puedes descargar dicho libro totalmente GRATIS en formato PDF, para leerlo en el ordenador, smartphone, tablet o lector de libros electrónicos, en la siguiente dirección:

ESPERANZA FRENTE A LA SOMBRA (formato PDF):
http://goo.gl/6ZAnZL

Cualquier comentario o sugerencia que queráis hacer, podéis hacerlo en esta página del blog.

Muchas gracias por leerme 🙂

Con retraso

Todo en la vida nos llega con retraso.

Leemos periódicos que fueron escritos hace horas. Demasiado tarde para reaccionar.

La imagen de la televisión nos llega con unos segundos de retardo. Premio para el vecino que contemple antes las miserias del hipnótico caleidoscopio.

Juzgamos a delincuentes cuyo delito es imposible de reparar.

Nos cruzamos de brazos ante gobiernos que tratan de arreglar los desastres de anteriores gobiernos, mientras generan los suyos propios, aún más imperdonables.

Nos emocionamos ante unos pocos libros escritos hace años, mientras que ignoramos o despreciamos una inmensa mayoría que cambiarían nuestras vidas.

Nuestras noches están iluminadas por estrellas que quizá hace siglos que estallaron.

Tardamos en darnos cuenta de las personas que realmente merecen la pena, y repetimos una y otra vez rodeándonos del mismo tipo de imbéciles.

Añoramos pronunciar mil te quieros para gente que se fue sin ellos.

Nos enamoramos demasiado tarde, a destiempo, cuando el sol de primavera renunció por nubes de tormenta sin fin.

Morimos, justo después de darnos cuenta que no hemos vivido.

Todo en la vida nos llega con retraso.

Buscándote

Un buen día estaba, y al siguiente había desaparecido.
No había ni rastro de ella.
Desde el momento en que la perdió, Jesús trató de buscar a Susana.
No entraba en su cabeza que ella se hubiera ido.
Se negaba a aceptar que la había perdido para siempre.

Tanto compartido. Tanto vivido. No… era imposible.
Tenía que hacer algo para encontrarla.

A la primera ciudad donde llegó, se dedicó a gritar su nombre con todas sus fuerzas, día y noche… A la mañana siguiente descubrió que en esa ciudad sólo vivía gente sorda.

En la siguiente ciudad, llenó todo con carteles de la foto de Susana y su número de móvil para que alguien contactara con él… Al poco, acabó descubriendo, que se trataba de una ciudad habitada sólo por ciegos.

Siguió intentando buscarla en la próxima ciudad. En ella sus habitantes caminaban con la cabeza baja, sin mirar por donde iban. Pendientes del teléfono móvil. No respondían a ninguna pregunta, sólo tecleaban de manera febril con una leve sonrisa de gente ida en sus rostros. Miles de emoticonos. Faltas de ortografía. Envíos de rosas y gatitos. Dedos rápidos para amigos de apariencias. Nadie dijo una palabra. Ciudad de mudos.

No consiguió nada en las siguientes ciudades que visitó. En unas no hablaban con forasteros a los que veían como una amenaza, en otras sus ciudadanos pertenecían a sectas impenetrables, en otras a etnias racistas o clasistas, en otras sólo había gente egoísta con la mirada siempre puesta en su ombligo…

Jesús no pudo más, y abatido y destrozado, regreso a su casa. Algo en su interior le seguía diciendo que algún día la encontraría, pero ahora las fuerzas le habían abandonado.

Cuando volvió a entrar al dormitorio que compartía con Susana, y que estaba tal cual lo había dejado la mañana en que ella se marchó… al fin lo comprendió todo… En el espejo del dormitorio, y con uno de los pintalabios de Susana, Jesús se había levantado a medianoche, y para que ella lo viviera cuando se levantara, había escrito con todo su corazón: TE AMO.